Julio Martínez, de 24 años, en su primera actividad comercial: vulcanizando llantas
en compañía  de su ayudante, Yamamoto
(Managua, Nicaragua 1932).

El éxito es trabajo duro disfrazado de buena suerte.

Julio C. Martínez A.

JULIO MARTÍNEZ RECIBE DISTINCIÓN MUNDIAL DE FORD

La Prensa, 12 de mayo de 1970. Julio Martínez Automóviles, S. A., concesionario Ford desde 1964, ha visto este año premiados todos sus esfuerzos de superación, cuando la Ford Motor Company ha conferido a esta firma el máximo galardón que ellos han creado para distinguir a sus mejores distribuidores en el mundo: el Diploma por Servicios Distinguidos del año 1969.

SOBRE LA AUTORA

Ligia M. Houben, al escribir esta biografía sobre su padre, Julio C. Martínez A., nos permite adentrarnos en detalles acerca de su vida profesional y personal que ayudan a comprender y a explicar la trayectoria de un ser humano tan especial. La autora, su hija -quién mejor que ella- nos brinda las claves del éxito de su padre y nos permite ser testigos de cómo su legado y enseñanzas han perdurado e incluso trascendido a pesar del tiempo que ha pasado desde su fallecimiento, 45 años atrás.  Los principios sobre los cuales Julio Martínez edificó su vida continúan siendo fundamentales para triunfar y vivir una vida plena. Todo esto lo comparte Ligia con nosotros en el libro, al darnos a conocer, entre otras, la insigne charla de su padre denominada “Saber vivir”.  Su padre vive en su corazón.